Inicio Autos La increíble historia de la Ferrari 250 GT de la Policía a...

La increíble historia de la Ferrari 250 GT de la Policía a la que se subió Conte

Por estos días se celebra en Verona el Vinitaly, la máxima exposición internacional de vinos a la cual asistió el presidente del Consejo, Giuseppe Conte.

Pero no solo hay exhibidos vinos que realzan el ‘made in Italy’, sino que también la Ferrari 250 GT de la Policía de Estado del año 1962. Y por supuesto, Conte no podía dejar se subirse a semejante joya de a industria italiana.

Esta Ferrari tiene un motor V12 de 3,0 litros de cilindrada y 237 CV, todo un bólido para la época. Pero lo más increíble es cómo llegó a existir esta unidad, la cual tiene una hermana gemela que fue totalmente destruída.

Su historia

Durante la entrega de premios en la que se reconocía a la Squadra Mobile de Roma en 1962 (la división motorizada de la policía) por su accionar contra el delito, el por entonces presidente de Italia Giovanni Gronchi le preguntó a uno de los agentes qué quería como regalo.

La respuesta fue «una Ferrari». A pesar de haberlo dicho en tono de broma, Gronchi se tomó muy enserio la voluntad del agente y se contactó de inmediato con Enzo Ferrari, fundador de la prestigiosa casa de Maranello.

(Foto: Ferrari).

Así fue que construyeron dos unidades de la 250 GT especialmente para el cuerpo policial. Sin embargo, en el primer día de trabajo, una de ellas quedó totalmente destrozada debido a la nula experiencia de los agentes al volante de un vehículo con esas características.

Es por eso que por un lado, ‘Il Comendatore’ ordenó la destrucción total del chasis (era demasiado supersticioso) y por el otro, un curso de manejo a los habituales conductores de la división motorizada.

(Foto: Ferrari).

La sorpresa fue que entre ellos se destacó el oficial Maresciallo Spatafora, quien giró más rápido que ninguno de sus compañeros y a quien el mismo Ferrari le ofreció sumarse como piloto de la ‘squadra’, algo que el policía rechazó.

La Ferrari 250 GT estuvo en servicio desde diciembre de 1962 hasta 1968, siempre con Spatafora al volante. Uno de los episodios más recordados fue la persecución de un criminal en pleno centro de Roma que obligó a la 250 GTE a descender por las escalinatas de Piazza Spagna para capturarlo.

La Ferrari 250 GT de 1962 (Foto: Gobierno).

Deja un comentario