Carlo Ancelotti, el hombre que dirige al Napoli reveló que durante el partido contra Inter solicitó tres veces que suspendieran el encuentro. ¿El motivo? Los constantes gritos racistas de los hinchas locales contra el defensor Kalidou Koulibaly.

"Pedimos tres veces la suspensión del partido y hubo tres anuncios. Pero el partido continuó", declaró Ancelotti a Sky

Koulibaly —de origen senegalés y nacido en Francia— fue víctima de gritos procedentes de los hinchas del Inter, que imitaban el aullido de un mono para agredirlo, manifestación racista también típica en los hinchas de la Lazio.

"El jugador estaba nervioso, su humor no era el mejor. Es un jugador muy correcto y muy profesional. No es algo propio de él, pero tuvo esos gritos todo el partido", señaló Ancelotti luego de la expulsión del defensor.

El juez del partido, Paolo Silvio Mazzoleni, decidió no interrumpir el juego

"Hay que interrumpir el partido. Simplemente hay que saber a partir de cuántos anuncios. Y si no se sabe, entonces la próxima vez seremos nosotros los que lo pararemos", sentenció Ancelotti.

"Estoy orgulloso del color de mi piel. De ser francés, senegalés, napolitano: hombre", escribió en Twitter el defensor

Además de las agresiones racistas, un hincha del Inter de 35 años murió tras ser apuñalado en las afueras del estadio. Otros cuatro fanáticos —del Napoli— resultaron heridos.

Además:  250.000 personas en Milán contra el racismo

2 Comentarios

Deja un comentario