Las organizaciones Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Méditerranée decidieron que su barco Aquarius abandone las tareas de rescate en el Mediterráneo pese a que los "refugiados, migrantes y solicitantes de asilo continúan muriendo en el mar".

Durante los últimos dos meses, el Aquarius ha permanecido en puerto, incapaz de llevar a cabo su trabajo humanitario.

"Este es el resultado de una campaña encabezada por el gobierno italiano", denuncian

Agregan que la campaña "está respaldada por otros Estados europeos, para deslegitimar y obstaculizar a las organizaciones que brindan asistencia a las personas en peligro".

A través de un comunicado, MSF critica las "dañinas políticas externas concebidas por la Unión Europea (UE) en materia de migración" y las responsabilizan del fin de las operaciones del Aquarius.

Además:  El 'alcalde de los refugiados' contra el decreto Sicurezza: "Es inhumano"
(Foto: Kenny Karpov/sos Mediterranee / EFE)

"Este es un día triste", dice Nelke Manders, directora general de MSF. "No solo Europa no ha sido capaz de proporcionar capacidad de búsqueda y rescate, sino que también ha saboteado activamente los intentos de otros por salvar vidas. El fin del Aquarius significa más muertes en el mar y más muertes innecesarias de las que nadie será testigo".

En los últimos 18 meses, los ataques de los estados de la UE a las operaciones de búsqueda y rescate se han basado en tácticas utilizadas por "algunos de los Estados más represivos del mundo".

Desde el inicio de sus operaciones de búsqueda y rescate en 2016, el Aquarius ha asistido a casi 3.000 personas en aguas internacionales entre Libia, Italia y Malta

"Hoy en día, Europa está apoyando directamente las devoluciones forzadas mientras se adjudica una exitosa política de migración", señala Karline Kleijer, responsable de emergencias de MSF.

Además:  Megaoperativo para desalojar a decenas de migrantes en Tiburtina

"Tenemos que ser claros sobre lo que significa este éxito: falta de asistencia para salvar vidas en el mar; niños, mujeres y hombres rechazados y devueltos a centros de detención arbitrarios sin prácticamente ninguna esperanza de escapar; y la creación de un contexto que desalienta a todos los barcos a cumplir con la obligación de rescatar a las personas que están en peligro", agrega.

A pesar de haber trabajado en absoluta coordinación con las autoridades, a principios de este año al Aquarius le fue quitado el registro en dos ocasiones y ahora enfrenta denuncias de actividad criminal.

"Mientras las personas sufran en el mar y en Libia, MSF continuará buscando formas de brindarles atención médica y humanitaria", indicaron

Además:  Diciotti: Salvini, a un paso de ser absuelto

1 Comentario

Deja un comentario