Inicio no mostrar en home Super Green Pass: el Gobierno aprobaría nuevas medidas

Super Green Pass: el Gobierno aprobaría nuevas medidas

El uso del Green Pass, en un restaurante en Parma (Foto: Città di Parma - Archivo)
El uso del Green Pass, en un restaurante en Parma (Foto: Città di Parma - Archivo)

El Gobierno que encabeza Mario Draghi podría aprobar este miércoles 24 un sistema más estricto para el pase sanitario, el Super Green Pass.

Aunque aún no hay precisiones sobre todos los alcances de la medida, todos los trascendidos apuntan a lo mismo: limitar los movimientos de los no vacunados.

solo los vacunados o recuperados obtendrán el nuevo pase. Quienes no se inocularon no podrán hacer actividades recreativas

El nuevo decreto que aprobará el Gobierno implica que tendrán más restricciones. Lo cierto es que el pase sanitario no podrá obtenerse con hisopados y testeos como hasta ahora, por lo que ello sólo servirá para los servicios esenciales e ir al trabajo.

Esto implica que los no vacunados no podrán ir a bares, restaurantes, museos, conciertos, estadios, teatros, pabellones deportivos.

El Gobierno se dispone, además, a extender el estado de emergencia hasta el 30 de enero, en vista de la situación epidemiológica. Más de 7 millones de personas aún no se inocularon.

Nuevos plazos en el Super Green Pass

Los cambios también correrán en cuanto a los plazos. Parece seguro que se reducirá de 6 a 5 meses el plazo para recibir una tercera dosis, respecto al primer ciclo de vacunación.

El propio pase sanitario vería reducida su vida útil, ya que pasaría de durar un año a 9 ó incluso 6 meses. Allí reside una de las diferencias entre quienes impulsan esta medida: los gobernadores. Los presidentes regionales son los más preocupados y buscan contener brotes.

Su presión también podría llevar a otra restricción más para los no vacunados: los testeos podrían reducir su tiempo de validez. El test de antígenos duraría 24 horas (contra las 48 horas actuales) y el test PCR o molecular, pasaría de 72 a 48 horas de vigencia.

Pero la gran duda está en si el Gobierno imitará a Austria e impondrá la obligatoriedad de la vacuna. Eso implicaría que el primer ministro Draghi termine de enfrentarse a los antivacunas, pero también podría poner en crisis a su gobierno. Además de las dudas legales, La Lega, de Matteo Salvini, ya avisó que pondría el grito en el cielo.

Deja un comentario