Vive hace más de 10 años en Colombia, pero no perdió la velocidad con la que hablan los sardeños. De regreso a su país natal para presentar su nuevo libro, AhoraRoma.com entrevistó a Antonello Zappadu, quien con vehemencia da detalles de las increíbles situaciones que fotografió en Villa Certosa, la mansión de Silvio Berlusconi.

"Estaba en Colombia cuando escuché una noticia sobre una pelea entre Veronica Lario y su esposo", comienza a relatar el fotógrafo que enfrentó varios juicios de 'il Cavaliere' por violación a la privacidad.

"Fui con la idea de retratar a Lario y a Berlusconi caminando de la mano, pero en cambio lo encontré con cinco señoritas", recuerda el autor del libro 'Vi presento Berluscolandia'.

"A una le metía la mano en la vagina y a otra en las tetas"

De un momento a otro, Zappadu pasó de buscar una foto de la pareja reconciliada para vender a las revistas del corazón a prender la mecha de lo que años más tarde terminaría como un escándalo en las portadas de los diarios de todo el mundo: las fiestas de Berlusconi con prostitutas, algunas menores de edad.

Silvio Berlusconi recibe una notificación de Carabineros. (Foto: Antonello Zappadu)

"Descargué las fotos en la computadora y me sorprendí. '¡Este está loco!, ¡este está loco!', dije"

Esas primeras tomas ocurrieron allá por el año 2007. El reportero gráfico volvió a hacer imágenes en 2009 y 2011 y en cada oportunidad su lente captó escenas insólitas, situaciones que nadie creería propias de un primer ministro.

Además:  Las fotos de la visita relámpago de Putin a Roma

"Tengo 80.000 fotos guardadas en Colombia", detalla. "La Justicia italiana ahora no puede secuestrar el material porque está allí. En cambio, la información que tenía en Olbia fue incautada", explica.

Por cuestiones legales, aún no puede publicar todo el arsenal de fotografías. Sin embargo, adelanta que hay situaciones graciosas, bochornosas e ilegales.

"La foto más ridícula es aquella donde [Berlusconi] hace casamientos ficticios", resalta.

(Foto: @berlusconi)

Por supuesto, todo gira alrededor de la edad de las mujeres, saber si eran menores de edad. "Con la cámara fotográfica tu capturas, por ejemplo, a Ruby, la modelo marroquí… ¿quién podía pensar que era menor? Era extremadamente alta. Tenía 17 años, pero una vida bastante intensa. Hay chicas que parecen de 16 años, pero que tienen 26. Yo no podía saberlo", explica.

El ex primer ministro y líder de Forza Italia no fue la única víctima de su cámara. Es que a 'il Cavaliere' siempre le gustaron las fiestas concurridas por lo que invitó a varios amigos del poder.

Una foto que desencadenó la renuncia del primer ministro de República Checa

Una de sus fotografías sacadas en 2009 fue comprada por El País de España. Allí se puede ver a Mirek Topolánek, que por aquellos años era el premier checo y presidente del Consejo Europeo.

La imagen es de lo más escandaloso que pueda recordarse en el plano de la política internacional: Topolánek aparece desnudo en el jardín de Berlusconi y con el pene erecto.

Además:  Tras los primeros análisis al cuerpo de Imane Fadil, crecen las dudas sobre su muerte

"Cuando aparece la fotografía, me acusa de haber hecho un fotomontaje y dice que el de la imagen no era su pene", recuerda el entrevistado.

"Le respondí que podía llevarme a tribunales, denunciarme, pero que debería llevar las pruebas materiales. Esto es, bajarse los pantalones ante el juez"

Sin embargo, la 'oferta' de mostrar el pene ante el juez no fue aceptada por el político checo. Tras reconocer el bochorno, Topolánek renunció a sus dos cargos y pocos meses después se retiró de la política.

¿Por qué en Italia no ocurre lo mismo? "Porque es una nación extraña. Frente a alguien que frecuenta prostitutas menores de edad, el pueblo italiano dice '¡qué afortunado es!'".

La muerte de Imane Fadil, la testigo clave

Resulta inevitable preguntarle al fotoperiodista que dio pie al 'bunga bunga' sobre la muerte de Imane Fadil, modelo y testigo clave en el jucio Ruby contra Berlusconi.

Imane Fadil.

"No creo que haya sido envenenada, no", opina Zappadu, quien además asegura que jamás se la encontró en persona. "Ella era de Milán, no, de ninguna manera".

¿Qué cuenta el libro?

No todo se reduce a las escandalosas orgías. El libro narra en detalle la historia de la mansión, el descubrimiento y apropiación de tumbas fenicias y obras que causaron un desastre hidrológico: "Es un pantano, cada vez que llueve, las calles se transforman en ríos".

"Berlusconi está nervioso porque demostré que esa villa no puede valer 550 millones de euros"

"Descubrí la historia de las tumbas fenicias. [Berlusconi] estaba callado, no decía nada. Sin embargo, confesó después de una noche de sexo con una prostituta que se llama Patrizia D’Addario", revela.

Además:  Estas son las mejores fotos del 2018, según National Geographic
Vi presento Berluscolandia.

"Berlusconi admitía haber descubierto tumbas fenicias en Villa Certosa, que son propiedad del Estado italiano", remarca Zappadu como una de las historias más destacadas del libro.

80.000 fotos en una disputa judicial

Tras haber esquivado varios condenas y haber salido siempre absuelto en los últimos 12 años, aún queda una batalla judicial pendiente. En noviembre llegará la sentencia. Luego de eso, Antonello Zappadu pretende llevar el caso al Tribunal de Estrasburgo de Derechos Humanos.

"Preguntaré si cometí algún delito al fotografiar a Berlusconi. Estoy seguro que los jueces me darán la razón", confía

Silvio Berlusconi viaja a Villa Certosa en el avión oficial.
Silvio Berlusconi viaja a Villa Certosa en el avión oficial. (Foto: Antonello Zappadu)

"Me dirán que tenía el derecho de tomar las fotografías y el deber de publicarlas", concluye el fotógrafo que reveló el escándalo político más grande los últimos años.


 

AhoraRoma.com no recibe fondos públicos ni de ningún partido político. ¡Ayudanos a seguir informando! Somos el único medio en español que cuenta la actualidad italiana.

Deja un comentario