La ministra de Asuntos Europeos de Francia, Nathalie Loiseau, frenó la embestida que el Gobierno italiano lleva adelante —al menos mediáticamente— contra Emmanuel Macron.

"No queremos competir para ver quién es más estúpido. Con Italia tenemos muchas cosas que hacer y queremos seguir haciéndolas", lanzó la ministra

La funcionaria francesa intentó desarticular el ataque que proviene de Italia: "¿Qué ganan los italianos? ¿[las declaraciones] contribuyen al bienestar de los italianos, que generalmente es el objetivo de todos los gobiernos?".

Además:  Italia, cada vez más aislada: Macron habla de "crisis política" con nuestro país

Loiseau adelantó que viajará a nuestro país "cuando el clima esté más calmado". Razones no le faltan para evitar pisar suelo italiano en estos momentos. Es que ambos vicepremieres, Luigi Di Maio y Matteo Salvini, no solo no han cesado sus ataques a la nación gala, sino que los han intensificado.

Di Maio apoyó en reiteradas ocasiones a los chalecos amarillos, mientras que Salvini sostuvo que "Francia no le puede dar ninguna lección a nadie" y criticó su política sobre refugiados

Por su parte, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, opinó: "Espero que no haya una ruptura de las relaciones con Francia porque esto no interesa a Italia, habiendo dicho que no solo sirve actos de buena voluntad por parte de Roma, también sirve para que Francia intente tener una buena actitud".

Además:  Los chalecos amarillos rechazan el apoyo de Italia y llaman "Mussolini" a Salvini

Deja un comentario