Inicio Deportes Muere Mino Raiola y una brasileña sigue sus negocios en el fútbol

Muere Mino Raiola y una brasileña sigue sus negocios en el fútbol

Mino Raiola en una entrega de premios (Foto: @MinoRaiola - Archivo)
Mino Raiola en una entrega de premios (Foto: @MinoRaiola - Archivo)

Carmine "Mino" Raiola murió en Milán a los 54 años por un enfermedad pulmonar hace una semana. Rafaela Pimenta continuará con su empresa.

El mundo del futbol perdió al representante de jugadores por antonomasia. Su agenda contaba con estrellas planetarias como Zlatan Ibrahimovic, Erling Halland, Marco Verratti o Paul Pogba.

Su actitud hacia los directivos de los clubes le permitió acceder a salarios astronómicos para sus representados. Pero también, gracias a su comisión, logró formar un imperio.

Por ejemplo, el 2016 se quedó con 26 millones de euros por el traspado a Pogba al Manchester United. Su forma societaria es One Sarl, la empresa que ahora continuará Pimienta.

Sin embargo, no es una novedad. Esta abogada brasileña que vive en Mónaco venía trabajando con Raiola desde 2004. Además, desde que los problemas de salud de Mino se habían intensificado, había tomado más responsabilidades.

Quién era Mino Raiola

El Corriere dello Sport lo despidió como el Diavolo custode ("Diablo de la guarda") por su control y dureza en las negociaciones.

Originario de Salerno, desde niño vivió con sus padres en Holanda. Su carrera como representante empezó en la pizzería que su familia tenía en Harleem.

Allí, según contaba el mismo Raiola, conoció el dueño del equipo local. Cansado de las críticas al desempeño del club, le propuso el desafío de colaborar con él.

Así comenzó una carrera que llevó a Mino a representar durante años a algunas de las principales figuras del fútbol. Dennis Bergkamp o Pavel Nedved fueron sus clientes en los años 90.

Al morir tenía un total de 72 jugadores representados y 2 entrenadores. Entre ellos, destacan, además de los ya mencionados, nombres como Mario Balotelli, Alphonse Areola, Gianluigi Donnarumma o Hirving Lozano.

Deja un comentario