Inicio Judiciales El líder anarquista Alfredo Cospito cumple 3 meses de huelga de hambre

El líder anarquista Alfredo Cospito cumple 3 meses de huelga de hambre

Alfredo Cospito.
Alfredo Cospito.

"Estoy dispuesto a morir en la celda, el cuerpo es mi arma". Con estas palabras Alfredo Cospito, el anarquista detenido en el régimen carcelario más duro, el 41 bis, ha rechazado cualquier intento de convencerlo a dejar su protesta y cumple este 20 de enero tres meses de huelga de hambre.

De hecho, es gracias a su huelga de hambre que se ha vuelto a debatir no solo sobre su caso judicial, sino a reflexionar alrededor al sistema penitenciario.

Cospito fue condenado a 24 años de reclusión por haber hecho estallar dos pequeñas bombas delante de un cuartel de los Carabinieri. Nadie resultó herido y el edificio fue dañado levemente. Sin embargo, la Corte Suprema de Casación ha pedido que se cambiara el delito por el que estaba acusado y logró que se condenase a la cadena perpetua.

Que un individuo tenga que quedar encerrado toda la vida en un régimen contrario a la Constitución por un atentado inocuo hace sospechar que el delito sean sus ideas políticas.

El caso ha puesto en debate público el artículo 41 bis de la ley penitenciaria

Desde el Palazzo Vecchio, en Florencia, dos chicos han colgado una pancarta que tilda el régimen 41 bis de homicida.

La diputada Debora Serracchiani, que visitó a Cospito junto con importantes exponentes del Partido Democrático en la cárcel de Sassari (Cerdeña), ha recordado el artículo 27 de la Constitución, que establece la humanidad de la pena.

Incluso por motivo de las reacciones a una bala que fue entregada a un fiscal por parte de los compañeros de Cospito, su caso ha abierto una brecha entre la magistratura.

Desde el diario comunista Il Manifesto hasta el periódico de inspiración católica, Avvenire, también la prensa hizo llamamientos para que se salve la vida ha un hombre que lleva tres meses en huelga de hambre.

El intelectual Beppe Battaglia escribió una carta al presidente Sergio Mattarella.

Cospito, de 55 años, que ha perdido 35 kilos desde que inició su protesta. "Ha dejado de comer, le faltan electrolitos en la sangre y si bajan, en cualquier momento, podría provocarse una descompensación en los órganos vitales", aunque "sigue lúcido y muy decidido a seguir adelante", según una delegación que lo visitó en enero.

Cospito, por su parte, -un animal político– según su abogado, dio tranquilidad a quienes lo visitaron: "No estoy moribundo".

Deja un comentario