Inicio Feminismos Avanza el juicio por Pamela Mastropietro, el crimen que desató una ola...

Avanza el juicio por Pamela Mastropietro, el crimen que desató una ola xenófoba

Pamela Mastropietro.

Alessandra Verni y Stefano Mastropietro se encontraron por primera vez frente a frente con el nigeriano Innocent Oseghale, acusado de agredir sexualmente y de descuartizar a su hija, la joven de 18 años Pamela Mastropietro. 

“¿Si me miró? No, no tuvo los cojones” declaró la madre de la mujer 

La primer audiencia con el agresor tuvo lugar el pasado 13 de febrero en la Corte d’Assise, provincia de Macerata. 

Temiendo posibles represalias, el presidente del tribunal, Gianfranco Coccioli, decidió que el proceso se llevaría a cabo a puertas cerradas. Además, reforzó los controles de ingreso con detectores de metal y limitó la entrada a solo 90 personas, prohibiendo el acceso a la prensa. 

“Lo que le hizo a Pamela no fue solo violencia, fue mucho más. Mi familia y yo estamos listos para dar batalla", había testimoniado anteriormente Verni. 

Las últimas horas de Pamela

El 29 de enero de 2018, Pamela Mastropietro abandonó sin previo aviso Pars di Corridonia, la comunidad de rehabilitación en la que era interna, para nunca más regresar.

Con deseos de volver a su casa en Roma, la joven comenzó a realizar 'autostop' en la ruta. Un conductor se detuvo y, compadeciéndose de la muchacha, le dio algo de dinero, pero este nunca sería utilizado para reencontrarse con su familia. 

Pamela vagaba por la ciudad de Macerata sin rumbo fijo cuando se encontró con Oseghale, el vendedor de droga de 29 años

Según se pudo saber, la joven entró en la farmacia Matteucci a comprar una jeringa de cinco milímetros. "Generalmente, la jeringa de cinco se usa para cocteles de droga. En cambio, para inyectarse heroína, tan solo basta una jeringa de un milímetro", informó el farmacéutico.

Además:  Carrefour retira de la venta una camiseta que promovía los femicidios

El testimonio del taxista que llevó a Pamela a Macerata fue clave para descubrir al sospechoso. El hombre aseguró haber visto a un joven nigeriano esperándola fuera de la farmacia. Además, la Policía analizó las imágenes tomadas por las cámaras de la ciudad en las que se podía ver a Oseghale y la muchacha yendo a la casa del nigeriano. 

El 31 de enero, dos días más tarde de la fuga de la joven, un transeúnte dio aviso a la Policía de haber encontrado dos valijas abandonadas en la campiña de la localidad de Pollenza.

Los oficiales comprobaron que dentro de las maletas estaban los restos de un cuerpo mutilado

Más tarde, también se sabría que el cadáver presentaba signos de violencia sexual. 

Los carabineros encontraron en el domicilio de Oseghale el abrigo ensangrentado de Pamela y un recibo por una jeringa de la farmacia en la que la joven había sido vista por última vez. También se comprobó que el nigeriano había lavado el piso de su departamento con 10 litros de lejía. 

La Policía también detuvo a los sospechosos nigerianos Desmond Lucky y Lucky Awelima. Ambos fueron condenados respectivamente a seis y ocho años de prisión por venta de droga, contando a Pamela entre sus clientes.

Además:  Crimen Desirée: 4 acusados a juicio por abuso y homicidio

Los nigerianos negaron rotundamente haber participado en el homicidio y apuntaron directamente a Oseghale. 

La versión del acusado

Por su parte, el imputado sostiene que no fue él el único responsable del asesinato de Pamela Mastropietro, versión que respalda la madre de la víctima. 

Pamela Mastropietro y los acusados.

“Salí a vender marihuana a una persona que me había llamado. Dejé a la chica viva en la casa con Desmond. Cuando regresé al apartamento después de tres o cuatro horas, la encontré adentro de las valijas. (…) Yo no fui. No la violé. No la asesiné. Solo quiero pagar por lo que hice (…)", sostuvo Oseghale, cambiando la versión anterior en la que había confesado haber destruido el cuerpo de la chica. 

Un pueblo con ira

Tres días después de la aparición del cadáver de Pamela, el militante neofascista Luca Traini decidió vengar la muerte de la muchacha por mano propia. 

El hombre, que había sido candidato del partido de ultraderecha la Lega, condujo por Macerata disparando con un arma contra inmigrantes de Ghana, Mali y Nigeria. 

Antes de ser capturado por la Policía, se bajó de su vehículo en la plaza central de la ciudad y, con una bandera italiana en la espalda, realizó un saludo fascista

Si bien no hubo víctimas fatales, Traini fue condenado a 12 años de prisión, con el agravante del odio racial y la portación de un arma. 

Luca Traini. (Facebook)

“No siento ningún odio racial. Quería hacer justicia contra el contrabandista. (…) Mi exnovia también consumía sustancias. En la cárcel he adquirido una nueva visión sobre los hechos”, dijo Traini. 

Pocos días después del trágico hecho, Silvio Berlusconi apareció en televisión: “Los inmigrantes son una bomba social lista para explotar. (…) La inmigración es una cuestión urgentísima. Cuando estemos en el Gobierno invertiremos muchos recursos económicos en seguridad”. 

Una política de bienvenida sana

"Solo queremos justicia. Una sentencia ejemplar para el hombre que mató y descuartizó a nuestra hija. Condenamos firmemente el ataque [de Luca Traini]. No somos racistas y, si Pamela estuviese viva, ella misma estaría horrorizada por este acto de odio… Somos buena gente. (…) Existe una política de bienvenida sana y el 4 de marzo cada uno de nosotros irá a las urnas sabiendo cómo votar”, declaró la madre de la chica, refiriéndose a las elecciones generales del 2018.

Además:  ¿Italia bajo amenaza terrorista? El mensaje del líder de Al Qaeda

Los augurios de la madre de la víctima no se cumplieron y en aquellas elecciones resultó vencedora la alianza entre la Liga y el Movimiento 5 Estrellas. Con Matteo Salvini a la cabeza, Italia tiene uno de los Gobiernos más racistas de los últimos tiempos en toda Europa.


AhoraRoma.com no recibe fondos públicos ni de ningún partido político. ¡Ayudanos a seguir informando! Somos el único medio en español que cuenta la actualidad italiana.

Deja un comentario