Cada año se recoge una verdadera fortuna a partir de las monedas que cientos de miles de turistas arrojan a uno de los puntos más concurridos de Roma: la Fontana di Trevi.

La polémica se inició cuando esta semana surgieron los rumores de que la ciudad había decidido dejar de donar el dinero a Cáritas y utilizarlo para beneficio de la capital. La alcaldesa, Virginia Raggi, tuvo que dar marcha atrás ante la presión pública.

Cada año se recolecta alrededor de un millón y medio de euros

"Caritas y todas las miles de personas asistidas por sus operadores pueden estar tranquilos. Yo personalmente garantizo que la contribución de esta Administración nunca fallará. Nadie ha pensado nunca en privar a Caritas de estos fondos", aseguró Raggi a Osservatore Romano.

Además:  El corazón de Roma vuelve a latir: reabre el Coliseo

El acuerdo con Cáritas vencía el 31 de diciembre de 2018, tras una debatida extensión. Si bien se confirmó que Cáritas continuará recibiendo fondos, no se sabe hasta cuándo.

En 2001, el entonces alcalde Francesco Rutelli había asignado las monedas a Cáritas.

¿Quién se quedaba con el dinero antes de Cáritas?

Hay quienes aseguran que en solo 15 minutos juntaba 1.000 euros. Así fue durante 34 años, según la Policía. Se trata de Roberto Cercelletta, quien rápidamente se ganó el apodo de 'el loco de la fontanta'.

Desde 1968 hasta 2002, cuando finalmente decidieron arrestarlo, se llevó casi todos las monedas que arrojaban los turistas

Si bien todos lo conocían, no podían meterlo preso, ya que para la Justicia no era un delito. Pero todo cambió en 1999 con la introducción de nuevas leyes y a partir de ahí fue castigado con un sinfín de multas.

Además:  Solo cortar el pasto: la 'obra' pública que indigna a los romanos
(Foto AP)

Un día, en señal de protesta sacó una navaja y se hizo varios cortes en la panza. Fue entonces cuando lo llevaron preso.

Cercelletta era un hombre desocupado con algunos trastornos mentales. "No tendré derecho a hacerlo, pero lo hago desde hace 34 años", confesó en la comisaría.

El 6 de marzo de 2011 reapereció en público. Claro, en la fontanta, ¿dónde si no? Una vez más, se hizo cortes en la panza y la Policía lo detuvo. Murió en diciembre de 2013.

(Foto AP)

Deja un comentario