Inicio Sociedad Desconfinamiento: casi todo el país pasa a zona amarilla

Desconfinamiento: casi todo el país pasa a zona amarilla

Pavía, durante el desconfinamiento (Foto: Stefano Annovazzi Lodi, CC BY-SA 2.0 - Archivo)
Pavía, durante el desconfinamiento (Foto: Stefano Annovazzi Lodi, CC BY-SA 2.0 - Archivo)

Buena parte de Italia relaja sus restricciones desde este lunes 26 de abril. La decisión adoptada por el Gobierno de Mario Draghi permite más actividades, aunque mantiene el toque de queda nocturno.

En total, catorce regiones pasan a la zona amarilla, con muchas menos exigencias para los ciudadanos. Basilicata, Calabria, Puglia, Sicilia y Valle d’Aosta se mantienen en naranja, con más límites, especialmente para los desplazamientos no justificados.

Cerdeña se mantiene como zona roja y ninguna región logra ser blanca

Entre las actividades autorizadas en las zonas gialle están los restaurantes, bares, cines o teatros, además de más presencialidad en la educación. Siempre con estrictas medidas de seguridad y con límites de concurrencia.

Además, el Gobierno permitirá mucha más libertad para los vacunados o personas que hayan desarrollado inmunidad. Con su certificado, podrán desplazarse incluso hacia o desde zonas naranjas o rojas.

Sin embargo, incluso en estas zonas se mantendrá el toque de queda entre las 22 y las 5 horas. Eso limitará la actividad de la restauración y del entretenimiento. Los teatros, además, deberán utilizar sólo un 50% de su capacidad y nunca tener más de 500 espectadores.

También reabren museos y monumentos en todo el país. El Teatro de la Ópera de Roma retomará sus espectáculos el próximo jueves, con un ciclo dedicado a Giuseppe Verdi, a cargo del maestro Michele Mariotti.

La Galería de los Uffizi de Florencia, la excavación arqueológica de Pompeya, el Coliseo o los Foros Imperiales de Roma son algunos de los sitios que también reabren al público.

Críticas de la derecha y de los sanitarios

Las medidas no conformaron a todos. Desde La Lega, por ejemplo, exigen eliminar el toque de queda nocturno, especialmente como respuesta a las protestas del sector de la restauración.

"El día de la Liberación, la Liga está en el campo para devolver los derechos, el trabajo y la libertad a los italianos", clamó su líder, Mateo Salvini. Desde el Partido Democrático, su secretario general Enrico Letta le respondió que forma parte del Gobierno: "Si no quiere estar, que se vaya".

Pero más allá de los políticos, los médicos no ven clara la reapertura con el actual nivel de casos. "Desde un punto de vista epidemiológico es difícil pensar en una reapertura”, dijo el infectólogo del Hospital Sacco de Milán, Massimo Galli.

En tanto, la especialista en salud pública Patrizia Laurenti, del Hospital Gemelli de Roma, llamó a la población a un "estado de alerta constante". Para ella, esta reapertura puede transformarse en "un auténtico bumerán a nivel sanitario que esta vez no perdonará a nadie"

Deja un comentario