Inicio Deportes Nadal le ganó a Djokovic y se consagró en Roma

Nadal le ganó a Djokovic y se consagró en Roma

La final del Masters 1000 de Roma era la final soñada. Djokovic ante Nadal. El número 1 ante el número 2 del mundo. Y, además, los dueños del récord de mayor número de Masters 1000 ganados: cada uno tiene la módica suma de 33 títulos obtenidos en este tipo de certamen y, hoy, además del trofeo de este año en la capital italiana, se disputaban el trono de 'rey de los Masters'.

Ya se habían visto las caras en este escenario romano en siete ocasiones previas, en las cuales el español se había impuesto en cuatro ocasiones y, el serbio, en tres.

Además, de esas siete ocasiones, cuatro habían sido en el partido decisivo, en los cuales se había impuesto dos veces cada uno. Sin embargo, en el historial general entre ambos, Nole llegaba con una leve ventaja de 28-25.

El partido arrancó con un Nadal muy metido y, en el primer game nomás, ya contó con una chance de quiebre sobre el saque de Djokovic aunque el serbio lo levantó y comenzó a desenredarse un largo game que desencadenó en el quiebre para el español en su segunda oportunidad.

Luego, el mallorquín mantuvo sin sobresaltos su servicio y, para colmo, en el tercer game volvió a quedarse con el saque de Nole, para así ponerse con un doble quiebre de ventaja muy rápidamente en el set ya que mantuvo nuevamente su juego de saque para el 4-0.

En el quinto game, Rafa volvió a tener chances de romper el saque del número 1 del mundo y, luego de algunas que levantó Nole, otra vez Nadal tomó el servicio de su rival y se puso 5-0 y saque para cerrar un primer set sin equivalencias, lo cual pudo hacer sin mayores problemas para llevarse la primera manga por 6-0 en sólo 40 minutos de juego.

En este set, Rafa no tuvo ni aces ni doble faltas, sacó en el 73% con su primer servicio, y concretó tres de las nueve chances de quebrar con las que contó. Por su parte, Djokovic metió dos aces, hizo una doble falta, sacó en el 72% con su primer servicio y no contó con opciones para quebrar.

En el segundo parcial, ambos arrancaron sin problemas con su saque, hasta el cuarto game, cuando el serbio pudo contar con su primera chance de quiebre en todo el partido aunque Nadal lo pudo levantar y mantenerse en paridad (2-2).

Hasta que, en el séptimo juego, Nadal contó con un triple break point para comenzar a sentenciar la historia. Aunque Nole pudo levantar esos tres puntos de manera consecutiva con dos errores no forzados del español y, con cinco puntos al hilo, Djokovic levantó el game y se puso 4-3 arriba.

Otra vez en el noveno juego el mallorquín pudo ponerse de cara a un nuevo punto de quiebre aunque nuevamente el serbio pudo escaparse y mantenerse con vida en el partido. De hecho, se puso 5-4 y le pasó la presión al español para mantener el saque y no perder el set. De hecho, eso ocurrió: Nole pudo quebrarle el saque y llevarse el parcial por 6-4 en 59 minutos de juego.

En ese set, Djokovic hizo cuatro aces, sacó en el 81% con su primer servicio y concretó una de las dos chances para quebrar que tuvo. En tanto, Nadal no hizo ni aces ni doble faltas, tuvo 75% de primeros servicios, pero no concretó ninguna de las cuatro chances de quiebre que tuvo (tres juntas).

El set final arrancó más parecido al primero que al segundo, con Nadal apretando fuerte y aprovechando el cansancio de Djokovic por el trajín de los últimos partidos. De hecho, en el primer game, Rafa aprovechó su chance para quebrar y se quedó con el saque del serbio rápidamente. Incluso, en el tercer game ocurrió lo mismo, Nadal volvió a tener oportunidad de romper pero esta vez Nole lo sacó adelante.

En el quinto juego, nuevamente, Djokovic tuvo problemas con su game de saque y Nadal volvió romperle el servicio para ponerse 4-1 y servicio de cara al título. Incluso, luego de mantener su saque, volvió a tener chance de quiebre en el séptimo juego (y match point) que pudo capitalizar con un error de Nole que dejó la volea en la red y, así, el mallorquín se llevó el set por 6-1 en 48 minutos y el partido (6-0,4-6 y 6-1) en dos horas y 29 minutos de juego.

En el parcial definitivo, Nole metió un ace, sacó en el 72% con su primer servicio y no contó con chances de quiebre. En tanto, el campeón sacó en el 68% con su primer servicio, y tomó tres de las cuatro chances para quebrar que tuvo.

Además:  Berrettini se despide de Wimbledon: "Le pregunté a Federer cuánto le debía por la clase"

Deja un comentario